Pregunta 1: En algunos de sus libros, el sayed Ahmed Alhasan explica que los veinticuatro ancianos de la visión de Juan son «los doce imames y los doce mahdis (a)» mencionados en el Testamento del Mensajero de Dios, Muhammad (s). La pregunta que se plantea es: veinticuatro ancianos interpelaban a un cordero inmolado que estaba entre ellos, ¿quién sería?

Respuesta: Apocalipsis de Juan

Capítulo 4:

[1 Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas. 2 Al instante estaba yo en el Espíritu, y vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono. 3 Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y sardio, y alrededor del trono había un arco iris, de aspecto semejante a la esmeralda. 4 Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y sentados en los tronos, veinticuatro ancianos vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en la cabeza. 5 Del trono salían relámpagos, voces y truenos];

En el capítulo 5:

[1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 2 Y vi a un ángel poderoso que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos? 3 Y nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni mirar su contenido. 4 Y yo lloraba mucho, porque nadie había sido hallado digno de abrir el libro ni de mirar su contenido. 5 Entonces uno de los ancianos me dijo: No llores; mira, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos. 6 Miré, y vi entre el trono y los ancianos, a un Cordero, de pie, como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8 Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. 9 Y cantaban un cántico nuevo, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación. 10 Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra. 11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza. 13 Y a toda cosa creada que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. 14 Y los cuatro seres vivientes decían: Amén. Y los ancianos se postraron y adoraron].

En el capítulo 14:

[Miré, y he aquí que el Cordero estaba de pie sobre el Monte Sion, y con El ciento cuarenta y cuatro mil que tenían el nombre de Él y el nombre de su Padre escrito en la frente].[1]

Con estos pasajes, os queda claro que el simbolizado una vez como león y otra vez como cordero inmolado es uno de los veinticuatro ancianos. El que se sienta en el trono es el que predomina en la visión y está claro que él es el mejor de todos en posición y preeminencia, y que los veinticuatro ancianos sentados en los tronos en la visión tienen la posición más cercana al que está sentado en el trono, como está claro en la visión.

Por lo tanto, el cordero inmolado no es mejor que el que está sentado en el trono ni mejor que los veinticuatro. Sin embargo, vemos en la visión que él es digno de tomar el libro y desatar los sellos. Entonces, ¡¿cómo él es el más digno de ellos de tomar el libro si ellos están más cerca y son mejores que él?!

Por lo tanto, el cordero inmolado debe simbolizar a uno de los veinticuatro ancianos.

En cuanto al hecho de que ellos se postraron ante él y le hablaron… etc., se postraron con la intención de prepararle y pavimentarle el camino para él y los creyentes en el resultado que es la implementación de la soberanía de Dios en su Tierra.

En cuanto a si dijeran “que hay un problema con el hecho de que uno de los veinticuatro ancianos sea el mismo que está simbolizado como un cordero y un león, pues ¿cómo se interpelaría a sí mismo?”, en esto, en realidad, no hay ningún problema; porque estamos hablando de una visión. Así que no hay ningún problema en que uno de los veinticuatro ancianos interpelara por un lado simbolizado por un cordero, otro lado simbolizado por un león… etc. Y si fuera válido plantear este problema, sería correcto rechazar la visión; porque quien vence y es digno de desatar los sellos está simbolizado por el león, y luego se ve que el que toma el libro es el cordero inmolado.

[El León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos. 6 Miré, y vi entre el trono (con los cuatro seres vivientes) y los ancianos, a un Cordero, de pie, como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono].

Por lo tanto, el cordero inmolado y el león son símbolos de quien ha vencido y ha sido digno de tomar el libro y desatar sus sellos, y es uno de los veinticuatro ancianos. Así pues, el rol de predominio, que necesita fuerza, coraje, sinceridad y dedicación, está simbolizado por un león. Y el rol de tomar el sello, que necesita sacrificio, está simbolizado por un cordero, de pie, como inmolado. Ambos lados pertenecen a la misma persona.[2] No hay incompatibilidad entre ellos, ya que la fuerza del espíritu es el resultado del sacrificio, la dedicación y la paciencia de los oprimidos.

En cuanto a la explicación que ellos dan, de que el cordero inmolado en la visión sería Jesús (a), pues la invalida el hecho de que, según ellos, el que está sentado en el trono sería Dios Altísimo, y Él está muy por encima de eso.[3]

No hay duda de que, en esta interpretación que hacen, atribuyen límites a Dios, Glorificado sea, y niegan su divinidad absoluta. Para más detalles se puede leer el “Libro del monoteísmo”.[4]

Mientras que para nosotros el que está sentado en el trono es Muhammad (s) y a su alrededor hay veinticuatro ancianos sentados en tronos también, que son los califas de Dios en su Tierra (los imames y los mahdis), mencionados por el Mensajero de Dios (s) en su sagrado testamento.[5]


[1] Sobre el número 144 000 mencionado, cuyas frentes están selladas con el nombre del cordero y el nombre de su padre en la visión, algunos clérigos de la Iglesia han dicho: “Nosotros, ante la Iglesia, somos el pueblo de Dios. Implica un gran número, así como una gran audiencia de cada nación, tribu, pueblo y lengua, son términos. Esto es a lo que se refiere con sus cuatro confines.” Y dado que la cifra mencionada en la visión es muy pequeña según la interpretación de ellos, dijeron que: “la cifra es un número simbólico”, no tiene una intención verdadera. De esta manera, con toda frialdad, para ellos, interpretar sin pruebas es algo fácil de hacer.

[2] El hecho de que los diferentes símbolos de la visión indiquen a la misma persona desde diferentes aspectos es una cuestión en la que también creen los eruditos cristianos, y como ejemplo, cito dos textos. Uno de ellos es del padre Antonio Fekry, que dice: “… es un león, su fuerza y su soberanía están sobre nosotros y sobre toda criatura, pero es un cordero por cómo se presenta para el holocausto en la cruz y por cargar con nuestros pecados…” – Explicación del Libro Sagrado, Nuevo Testamento, Interpretación del capítulo 5 del Apocalipsis.

El otro texto es del Dr. William McDonald, que dice: “En el l ibro del Apocalipsis, nuestro Señor está representado con un cordero y un león a la vez. Pues, por un lado, es el cordero de Dios pues es el cordero sacrificado que limpia los pecados del mundo, y como un león, pues es el juez que castiga a sus enemigos. En su primera venida fue el cordero y en su segunda venida será el león.” Emmaus Bible College del Libro Sagrado. Y el padre Paul Feghali dice: “Esperamos un león y he aquí que estamos ante un cordero, ¿por qué Jesús fue llamado “cordero”? Hay tres razones…” Estudios del Libro Sagrado, Apocalipsis de Juan.

[3] El Dr. William McDonald también dice con respecto al que se sienta en el trono: “Se lo ve a Dios sosteniendo un pergamino de siete sellos que lo protegen.” Emmaus Bible College del Libro Sagrado. Asimismo, dijo padre Paul Feghali sobre el Trono: “Hay un trono establecido en el cielo, todo este capítulo está dominado por el término “trono”. Está mencionado catorce veces, de las cuales dos están en plural, ya que vemos otros (doce) tronos que rodean al primer trono, el trono de Dios.” Estudios del Libro Sagrado, Apocalipsis de Juan.

[4] El “Libro del Monoteísmo” del sayed Ahmed Alhasan, en el que explica la verdadera creencia en la divinidad y discute las creencias falsas que tienen muchas personas de la Tierra hoy, ya sean musulmanes, cristianos u otros.

[5] El sagrado testamento que menciona a los doce imames y a los doce mahdis ha sido mencionado en este libro.


Extracto del libro “El decimotercer discípulo” del sayed Ahmed Alhasan (a)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s