En su libro “El espejismo de Dios” Dawkins hace un intento por explicar la moral, y no presenta explícitamente al altruismo verdadero que hemos debatido previamente, y que he explicado que ni la teoría de los memes, ni la teoría del gen egoísta, ni el altruismo recíproco son capaces de explicar.

Sin embargo, intenta explicar un tipo de colaboraciones altruistas a las que estamos acostumbrados en nuestra vida social que surgirían a falta de una ley darwiniana con ese objetivo, y tal vez luego de ello, difundirse como meme cultural. E intenta talvez ilusionar al lector de que lo que planteó es suficiente para explicar todos los tipos de altruismo cuando en realidad es insuficiente para explicar cualquiera de los tipos de altruismo verdadero o altruismo gratis. Esto será explicado durante el debate sobre lo que planteó Dawkins.

Hasta ahora hemos conocido dos tipos de altruismo con claridad que son: el altruismo con los parientes y el altruismo recíproco. Y se pueden agregar a estos dos, el altruismo por reputación, por exhibir fuerza y audacia para ganarse favores de la autoridad.

La reputación:

“He mencionado el parentesco y la reciprocidad como los pilares gemelos del altruismo en un mundo darwinista, pero hay otras estructuras secundarias que descansan sobre esos dos pilares principales. Especialmente en la sociedad humana, con lenguaje y rumores, la reputación es importante. Un individuo puede tener una buena reputación por su amabilidad y generosidad. Otro individuo puede tener la reputación de ser de poca confianza, porque hace trampas y no cumple los tratos. Otros pueden tener la reputación de generoso cuando se ha ganado la confianza, pero también la de castigar cruelmente las trampas. La teoría simple del altruismo recíproco espera que los animales de cualquier especie basen su comportamiento en la responsabilidad inconsciente de llegar a esos acuerdos con sus colegas. En las sociedades humanas añadimos el poder del lenguaje al hecho de diseminar reputaciones, normalmente en forma de rumores. No necesitas haber sufrido en persona la mala acción de X para contarlo en el bar. O has oído «por ahí» que X es un tacaño, o —para añadir una irónica complicación al ejemplo— que Y es un chismoso terrible. La reputación es importante y los biólogos pueden reconocer un valor de supervivencia darwinista no solo a ser bueno en la reciprocidad, sino a fomentar una reputación de ser bueno en ello. Los orígenes de la virtud, de Matt Ridley, al tiempo de ser un lúcido trabajo en el campo de la moralidad darwinista, es especialmente bueno en la reputación.”[1]

Exhibición de fuerza, audacia y superioridad:

“El economista noruego, Thorstein Veblen y, de forma algo distinta, el zoólogo israelí Amotz Zahavi, han añadido una idea más fascinante. La dádiva altruista puede ser una publicidad de dominancia o superioridad. Los antropólogos lo conocen como «Efecto Potlatch», así llamado tras la costumbre en la que jefes rivales de tribus del Pacífico Noroeste compiten entre ellos en duelos de fiestas ruinosamente generosas. En casos extremos, los encuentros para fiestas y contrafiestas continúan hasta que una de las partes queda reducida a la miseria, dejando al vencedor no mucho mejor. El concepto de Veblen de «consumo conspicuo» origina una respuesta emocional en muchos observadores de la escena moderna. La contribución de Zahavi, no tenida en cuenta por los biólogos durante muchos años hasta que fue reivindicada por los brillantes modelos matemáticos del teórico Alan Grafen, ha venido a proporcionar una versión evolucionista de la idea potlatch. Zahavi estudió a los murmuradores árabes, pequeños pájaros marrones que viven en grupos sociales y crían de forma cooperativa. Como muchos pájaros pequeños, los murmuradores cuidan y alimentan a las crías de otros. Una investigación darwinista estándar de esos actos altruistas buscaría, en primer lugar, las relaciones de familiaridad y reciprocidad entre los pájaros. Cuando un murmurador alimenta a un compañero, ¿no lo hace esperando ser alimentado más tarde? O ¿es un pariente cercano el receptor de ese favor? La interpretación de Zahavi es radicalmente inesperada. Los murmuradores dominantes afirman su dominancia alimentando a subordinados. Para utilizar el tipo de lenguaje antropomórfico en el que Zahavi se deleita, el pájaro dominante está diciendo con ese comportamiento algo equivalente a «Mira cuán superior soy a ti, puedo permitirme alimentarte». O «Mira cuán superior soy, puedo permitirme hacerme vulnerable a los halcones, posándome en una rama alta, actuando como centinela para avisar al resto del grupo que se está alimentando en el sueño». Las observaciones de Zahavi y sus colegas sugieren que los murmuradores compiten activamente por el peligroso papel de centinela. Y cuando un murmurador subordinado intenta ofrecer alimento a un individuo dominante, la aparente generosidad es rechazada violentamente. La esencia de la idea de Zahavi es que la publicidad de superioridad está autenticada por su coste. Solo un individuo genuinamente superior puede permitirse publicitar este hecho mediante un costoso regalo. Los individuos pueden comprar éxito, por ejemplo, al atraer pareja, mediante costosas demostraciones de superioridad, incluyendo la generosidad ostentosa y la asunción de riesgos para el bien común.”[2]

Resumen de Dawkins de las cuatro razones del altruismo:

“Ahora tenemos cuatro buenas razones darwinistas para que los individuos sean altruistas, generosos o «morales» unos con otros.

Primero, está el caso especial del parentesco genético.

Segundo, está la reciprocidad: la devolución de los favores recibidos y hacer favores en «anticipo» de pago.

Como continuación de esto está, en tercer lugar, el beneficio darwinista de ganarse una reputación de generosidad y amabilidad.

Y cuarto, si Zahavi está en lo cierto, existe el beneficio particular adicional de la generosidad conspicua como forma de comprar auténtica publicidad no falsificable.”[3]

Ninguno de estos es altruismo verdadero, pues el primero y el segundo se centran, como hemos aprendido previamente, en el egoísmo genético y el altruismo recíproco, y el tercero y el cuarto pueden integrar el altruismo recíproco; porque ambos redundan en el mismo concepto de “dar hoy para cosechar mañana”. Ambas consisten en una obra de altruismo para conseguir un beneficio futuro. Y ninguno de estos tipos son altruismo verdadero. Por lo tanto, la existencia de estos tipos de altruismo no da una explicación del altruismo verdadero voluntario.


[1] Fuente: “Dawkins – El espejismo de Dios”: pág. 218.

[2] Fuente: “Dawkins – El espejismo de Dios”: pág. 253. Traducción de Regina Hernández Weigand

[3] Misma fuente.

 

 


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed Alhasan (a)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s