Anteriormente, cuando examinamos la energía oscura, aclaramos cómo los físicos pudieron constatar con un buen grado de confianza, que la forma del universo es plana. En base a que el universo es plano, algunos físicos como el Dr. Lawrence Krauss, proponen que la energía total de un universo plano es igual a cero y la causa es: que la energía negativa de la gravedad se opone a la energía positiva de la materia, y la energía positiva del universo plano es suficiente solamente para escapar, es decir, que la energía positiva es exactamente igual a la energía negativa. De este modo, la energía cósmica del universo es igual a cero, y que su energía cósmica sea igual a cero hace posible que venga de la nada según Lawrence Krauss y los que se atienen a esta opinión, ya que ninguna energía externa ingresó al universo, y por ende, la energía del universo y su materia son un resultado solamente interno y las fluctuaciones cuánticas en el vacío garantizan esto según el principio de incertidumbre y la mecánica cuántica.

De esta manera, las fluctuaciones cuánticas habrían creado el universo a partir de la nada, pues no hubo intervención externa en el universo; porque no es necesaria esta intervención. Así pues, el universo habría comenzado por sí mismo mediante las fluctuaciones cuánticas del vacío, de las cuales no está libre el vacío según la mecánica cuántica. Por lo tanto no hace falta suponer la existencia de un dios que haya hecho nacer al universo externamente. Y todo esto deja a un lado el espacio en el que ocurren las fluctuaciones cuánticas del vacío, ya que el mismo necesita una explicación sin importar lo diminuto que éste sea y ya hemos debatido anteriormente este tema.

Por lo tanto, lo que aquí tenemos es espacio y fluctuaciones cuánticas que en él aparecen según las leyes de la mecánica cuántica, o en particular, según el principio de indeterminación o incertidumbre. Aquí cabe señalar que el principio de incertidumbre dice que debe haber fluctuaciones cuánticas en el espacio pero no justifica su existencia, pues la razón y la causa de la aparición de estas fluctuaciones siguen siendo desconocidas y la mecánica cuántica aquí, renuncia a explicarlas al anular el principio constante de causalidad de todo acontecimiento que ocurre dentro del universo a un nivel mayor que el nivel cuántico. Pues la causalidad es un principio que no se incumple en ningún acontecimiento universal, entonces ¡¿cómo habría de suponerse que se incumple aquí?! ¿Porque nuestra capacidad —que definitivamente no es absoluta— no nos califica para encontrar la causa?

Creo que anular la causalidad representa una huida de la solución y no una solución. Nosotros podemos simplemente aducir lo que planteó Hugh Everett, que existen otros universos que pueden afectarse unos con otros, y que por esto las fluctuaciones cuánticas consisten en efectos de un universo paralelo a nuestro universo o transuniversales.

Con respecto al hecho de que la energía total del universo es igual a cero o que la suma de sus fuerzas es igual a cero, no significa en absoluto negar la existencia de un dios. Pretenden decir: que no hay nada que haya entrado al universo externamente, entonces ¿para qué necesitamos suponer la existencia de un dios? Pero decir: que algo debería haber entrado desde afuera del universo para que podamos asumir la existencia de un dios o para que necesitemos asumir la existencia de un dios, debe demostrarse con evidencias y ya he aclarado científicamente las evidencias de esto incluyendo el ajuste de la constante cosmológica.

Con respecto a mí, personalmente digo: que en primer lugar, es imposible que algo externo a los universos entre a ellos. La suma de fuerzas dentro de ellos debe ser igual a cero; porque la existencia de todo lo creado no puede ser otra cosa más que la nada misma, pues si la existencia de todo lo creado no fuera la nada, iría en contra de la sustancia divina y caeríamos en el mayor dilema filosófico sin solución que es: ¿dónde está la existencia de lo creado en relación con el dios? ¿Acaso la creación ha sido creada dentro de la sustancia o fuera de la sustancia? O también podemos formular la pregunta de esta forma: ¿acaso el dios está dentro de la creación o fuera de ella?

Si la existencia de todo lo creado es simplemente nada, cualquier respuesta necesita una de dos cosas: o bien que el dios sea reciente, o bien que la existencia de lo creado sea antigua, y esto significa, o bien la anulación de su divinidad absoluta o la negación de su unicidad, Glorificado y Altísimo sea.

Y decir: que Dios no está dentro de las cosas ni fuera de ellas, o que la creación no está dentro de la sustancia ni fuera de la sustancia, no conforma una respuesta, sino que solamente es una negación a las dos respuestas anteriores, pero es mejor, en todo caso, que las dos respuestas anteriores y a lo que de ellas se desprende de anular su divinidad y su unicidad, Glorificado y Altísimo sea.

En realidad, la existencia de la creación es simplemente una existencia subjetiva en comparación con la verdadera existencia de Dios. Nuestra situación es como la situación de las fluctuaciones cuánticas en el espacio de las cuales están llenos nuestros cuerpos, pues nosotros en comparación con Él, Glorificado y Altísimo sea, somos simples inexistencias; porque en primer lugar, no hemos salido de la inexistencia, estamos en la inexistencia y llevamos nuestra inexistencia con nosotros. Así pues, verdaderamente, no existe nada excepto Él, Glorificado sea. Talvez sea difícil para algunas personas religiosas entender estas expresiones y lo que he presentado para demostrarlo científicamente antes de darlas. Pero hay muchos hechos científicos comprobados difíciles de entender de la mecánica cuántica y la relatividad general. ¿Acaso es fácil entender y asimilar que un electrón, que es una partícula de materia, entre por dos rendijas de una lámina al mismo tiempo? ¿Acaso es fácil entender que el tiempo es una cuarta dimensión tal como las tres dimensiones espaciales o que la masa de la Tierra afecta al tiempo curvándolo en el tejido del espacio-tiempo?

 


Extracto del libro “La Ilusión del Ateísmo” de Ahmed Alhasan (a)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s