Dijo el Altísimo: {Di: «No os presta atención mi Señor si no está vuestra súplica»}.[1]

Y dijo el Altísimo: {Y dijo vuestro Señor: «Suplicadme que yo os responderé. Ciertamente, los que se ensoberbezcan por sobre la adoración a mí entrarán al Infierno despreciados»}.[2]

Tenéis que suplicar en la facilidad y en la dificultad, en cada necesidad, pequeña o grande. No subestiméis nada para pedir a Dios ni sobrestiméis nada para pedir a Dios, pues no has alcanzado nada bueno si no hubiera sido por Dios y nadie te ha apartado del mal sino Dios.

Se narró que Dios inspiró a Moisés (a): «Oh, Moisés, suplícame por la sal de tu masa, por la correa de tu sandalia y por el forraje de tu bestia».

74159070_2515441885176128_2484158235888582656_nSabed, queridos, que Dios Glorificado y Altísimo no se limita a una cualidad. Lo que Él da no tiene fin, pero desciende en cierta medida porque nuestro mundo está limitado. Así que pedid lo que sea bueno para vosotros de este mundo y de la otra vida, porque en esto está la devoción de vuestra religión y la complacencia de vuestro Señor. No dejéis pasar el bendito ruego de As-Sahifa As-Sayyadía (La Página de Sayyad), porque son salmos de la familia de Muhammad (a), en particular la Súplica de Kumeil en la víspera del viernes, la Súplica de Abu Hamza Az-Zamali y Munaya Ash-Shabanía (Confidencia de Shaabán).

Y menciono aquí esta confidencia. Quizás Dios haya puesto en ella nuestra salvación de las conspiraciones de este mundo y sus engaños, y convenga para que algunos mediten en sus significados o los conserven, y supliquen con ella en toda situación.

بِسْمِ اللَّـهِ الرَّحْمَـٰنِ الرَّحِيمِ

اِلـهي اَسْكَنْتَنا داراً حَفَرَتْ لَنا حُفَرَ مَكْرِها، وَعَلَّقَتْنا بِاَيْدِي الْمَنايا في حَبائِلِ غَدْرِها، فَاِلَيْكَ نَلْتَجِيءُ مِنْ مَكائِدِ خُدَعِها، وَبِكَ نَعْتَصِمُ مِنَ الاْغْتِرارِ بِزَخارِفِ زينَتِها، فَاِنَّهَا الْمُهْلِكَةُ طُلاّبَهَا، الْمُتْلِفَةُ حُلاّلَهَا، الْمَحْشُوَّةُ بِالاْفاتِ، الْمَشْحُونَةُ بِالنَّكَباتِ، اِلـهي فَزَهِّدْنا فيها، وَسَلِّمْنا مِنْها بِتَوْفيقِكَ وَعِصْمَتِكَ، وَانْزَعْ عَنّا جَلابيبَ مُخالَفَتِكَ، وَتَوَلَّ اُمُورَنا بِحُسْنِ كِفايَتِكَ، وَاَوْفِرْ مَزيدَنا مِنْ سَعَةِ رَحْمَتِكَ، وَاَجْمِلْ صِلاتِنا مِنْ فَيْضِ مَواهِبِكَ، وَاَغْرِسْ في اَفْئِدَتِنا اَشْجارَ مَحَبَّتِكَ، وَاَتْمِمْ لَنا اَنْوارَ مَعْرِفَتِكَ، وَاَذِقْنا حَلاوَةَ عَفْوِكَ، وَلَذَّةَ مَغْفِرَتِكَ، وَاَقْرِرْ اَعْيُنَنا يَوْمَ لِقائِكَ بِرُؤْيَتِكَ، وَاَخْرِجْ حُبَّ الدُّنْيا مِنْ قُلُوبِنا كَما فَعَلْتَ بِالصّالِحينَ مِنْ صَفْوَتِكَ، وَالْاَبْرارِ مِنْ خاصَّتِكَ، بِرَحْمَتِكَ يا اَرْحَمَ الرّاحِمينَ وَيا اَكْرَمَ الْاَكْرَمينَ

 

En nombre de Dios, el Misericordioso, el Misericordiosísimo

«Dios mío, nos has establecido en una morada que nos ha cavado pozos de su intriga y sujetado a la mano de la muerte en las redes de su traición. Así que contigo nos refugiamos de las conspiraciones de su engaño y contigo nos guardamos de ser seducidos por el ornato de su gala. Pues ella es la destructora de los que la buscan y la arruinadora de los que se la permiten. Está llena de plagas y cargada de desgracias. Dios mío, abstennos de ella y ponnos a salvo de ella con tu éxito y tu infalibilidad. Quítanos la túnica que se opone a ti, ponte al frente de nuestros asuntos con la excelencia de tu apaño, multiplica nuestra provisión con la extensión de tu misericordia, totaliza nuestro azalá por la profusión de tus concesiones, planta en nuestras entrañas los árboles del amor por ti, completa por nosotros las luces para conocerte, danos de probar la dulzura de tu dispensa y la dicha de tu perdón, regocija nuestros ojos el día de tu encuentro con la visión de ti, expulsa el amor por este mundo de nuestros corazones como hiciste con los buenos de tu quintaesencia y los piadosos de tu círculo íntimo, por tu misericordia, oh tú, el más misericordioso de los misericordiosos y el más generoso de los generosos».[3]

Debéis recordar a Dios en toda situación, en el trabajo y en el ocio, en la noche y en el día, y especialmente después del azalá obligatorio antes de levantarte de tu lugar. Multiplica las salutaciones para Muhammad y la familia de Muhammad. No abandones la prosternación de agradecimiento después del azalá, después de cada bendición que Dios, Glorificado y Altísimo, te otorga y después de cada infortunio que aparta de ti. La forma de hacerla es: te prosternas, luego apoyas tu mejilla derecha sobre el suelo, luego la izquierda, luego vuelves a la prosternación y finalmente en esa posición dices “shukral lil-lah” (gracias a Dios) tres veces, y lo más favorables es cien veces.

Entre los recuerdos en que los creyentes deben perseverar, especialmente después del azalá del alba (subh), están:

  1. “No hay divinidad sino Dios, Único, no tiene asociado. De Él es el Reino y para Él es la alabanza. Él da la vida y da la muerte, da la muerte y da la vida. Él es el Viviente que no muere. En su mano está el bien y sobre todas las cosas es Poderoso”. (10 veces) después del azalá del alba (subh) y antes de la salida del Sol.

لاَ إِلَهَ إِلاَّ اللَّهُ وَحْدَهُ لاَ شَرِيكُ لَهُ لَهُ الْمُلْكُ وَلَهُ الْحَمْدُ يُحْيِي وَيُمِيتُ وَهُوَ حَىٌّ لاَ يَمُوتُ بِيَدِهِ الْخَيْرُ وَهُوَ عَلَى كُلِّ شَيْءٍ قَدِيرٌ

  1. “Glorificado sea Dios, el Excelentísimo, con su alabanza. No hay fuerza ni poder sino en Dios, el Altísimo, el Excelentísimo”. (10 veces).

سُبْحانَ اللهِ الْعَظِيمِ وَبِحَمْدِهِ وَلا حَوْلَ وَلا قُوَةَ اِلاّ بِاللهِ الْعَلِيِ الْعَظِيمِ

  1. “Doy testimonio de que no hay divinidad sino Dios, Único, no tiene asociado. Un Dios, Uno, Único, Singular, Eterno. No hay tomado compañera ni hijo”. (10 veces).

أَشْهَدُ أَنْ لَا إِلَهَ إِلَّا اللَّهُ وَحْدَهُ لَا شَرِيكَ لَهُ ، إِلَهًا وَاحِدًا أَحَدًا فَرْدًا صَمَدًا، لَمْ يَتَّخِذْ صَاحِبَةً وَلَا وَلَدًا

  1. “Oh Dios, bendice a Muhammad y apresura su alivio”. (100 veces).

اللَّهُمَّ صَلِّ عَلَى مُحَمَّدٍ وآلِ مُحَمَّدٍ وعَجِّلْ فَرَجَهُمْ

  1. “Glorificado sea Dios. Y la alabanza a Dios. Y no hay divinidad sino Dios. Y Dios es el más grande”. (30 veces).

سُبْحانَ اللهِ وَاَلْحَمْدُ للهِ وَلا اِلـهَ اِلاَّ اللهُ وَاَللهُ اَكْبَرُ

Y así como estos recuerdos tienen una utilidad escatológica asimismo tienen una utilidad terrenal y aparta el mal de las autoridades y el demonio.


[1] Sagrado Corán – sura Al-Furqán (El criterio), 77.

[2] Sagrado Corán – sura Gafir (Perdonador), 60.

[3] As-Sahifa As-Sayyadía, “Munaya Az-Zahidin” (La Confidencia de los Ascetas).


Extracto del libro El yermo o el camino a Dios de Ahmed Alhasan (a)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s